Nueva directora para la Residencia Amor, Paz y Alegría

Residencia amor paz y alegria

El pasado viernes 6 de noviembre la nueva directora de la Residencia Amor Paz y Alegría, Alba Yáñez Farías, asumió el cargo de directora y fue presentada tanto a las niñas y adolescentes  como al equipo profesional que ahora dirigirá.

Alba Yáñez es Trabajadora Social con Magíster en Intervención Social con Mención en Familias y cuenta con 9 años de experiencia laboral en instituciones vinculadas al trabajo con niños y adolescentes, liderando programas orientados a la restitución y resignificación de derechos vulnerados.
La nueva directora nos cuenta que desde su adolescencia ha estado vinculada a espacios de intervención con jóvenes y la comunidad, participando en la universidad en campamentos de verano con niños y niñas de distintas regiones del país. Llegar a trabajar a la Fundación Beata Laura Vicuña le genera gran emoción ya que “… estudié en un Colegio de María Auxiliadora y también fui parte del movimiento de las niñas A.L.V.I., por lo que siento mucha felicidad a nivel personal.”

Al referirse al trabajo con la infancia, la directora sostiene que al perfeccionamiento en temáticas de niñez, familia y comunidad es crucial el alto compromiso que se debe tener tanto a nivel laboral como ético profesional dado el gran impacto que tiene en la vida de las personas.

“El trabajo con niños y niñas es muy completo, ya que requiere involucrar diversas áreas de trabajo, como la familia, redes, organizaciones de distintos tipos, personas significativas. Muchas veces te dicen que el trabajo con la niñez es “muy lindo”, pero la verdad, es más que eso, es un área que demanda permanente formación y perfeccionamiento, pone todos los días a prueba nuestros propios límites y es un trabajo que siempre te desafía a dar lo mejor de una debido a su complejidad… siendo vital contribuir a la restitución de derechos de las niñas y adolescentes mediante procesos de intervención con altos estándares de calidad”.

Residencia amor paz y alegria

Finalmente, Alba Yáñez conocedora de los valores de nuestra Beata Laura Vicuña, rescata de Laurita que fue una niña muy virtuosa y con muchos valores, dentro de los cuales destaca en primer lugar “… el amor, puesto que sin esto no es posible llevar nada a cabo con sentido, así como Laura amó a todas las personas que se encontraron a su alrededor, nosotras/os también podemos realizar nuestra labor por medio de éste, incorporando así otros valores como la familia, el respeto y la responsabilidad para así entregar a las niñas y adolescentes a nuestro cargo un espacio protector, contenedor y de calidad.

residencia amor paz y alegría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *